Ara Lleida con el deporte

Saül Craviotto

Hoquei Vila-sana

Màrquez - AraLleida

La Diputación, clave en los 25 años de éxitos del deporte leridano

El deporte leridano ha dado un espectacular salto cualitativo en el último cuarto de siglo. La creación de la marca Ara Lleida, ahora hace 25 años, por parte de la Diputación ha sido clave para posicionar con fuerza al territorio leridano en el mapa mundial deportivo.

Los triunfos de nuestros clubes y deportistas han sido, son y serán fruto de la fuerte apuesta de la corporación por implicarse, en todas las localidades y municipios, en un modelo deportivo que va de la mano de la lucha, el esfuerzo y el sacrificio, todo ello con el objetivo de alcanzar la excelencia. Una meta que, en los últimos tiempos, Lleida ha logrado con matrícula de honor, lo que se ha reflejado en prácticamente todas sus modalidades deportivas.

El motor, en todas sus disciplinas, es un deporte muy arraigado en nuestro territorio. Sin duda, hoy en día, el gran referente es Marc Márquez, que está muy cerca de conseguir su cuarto Mundial en MotoGP y el segundo en la categoría reina. Y a Isidre Esteve, Xavier Galindo o Emili Alzamora —como mínimo— los podemos considerar los grandes predecesores y hoja de ruta del joven de Cervera y de su hermano, Àlex.

Nada sería lo que es, en el mundo del motor, sin el buen trabajo de los motoclubes y de los numerosos circuitos, permanentes o no, que gestionan para la práctica del motociclismo. Una de las instalaciones más afamadas históricamente ha sido el circuito de Montperler, de Bellpuig. Sobre su tierra han diseñado la trazada los mejores pilotos del planeta de motocross, con la celebración, durante muchos años, del Mundial de esta espectacular disciplina off road. Ponts, Almenar, Alcarràs o la propia capital de El Segrià han sido también, en muchas ocasiones, el escenario de campeonatos de España y Cataluña.

La Diputación tampoco ha faltado nunca en el raid más vertiginoso del mundo, el Dakar. Tanto en África como en América Latina, Lleida siempre ha estado presente, con varios pilotos y siempre con Isidre Esteve como auténtica alma de una carrera que, otrora una aventura, hoy es todo un reto por su dureza.

Otra de las señas de identidad leridanas es el piragüismo. La Seu d’Urgell se abrió una ventana al mundo con la creación del Parque Olímpico del Segre. Los Juegos Olímpicos de Barcelona 92 fueron un reflejo de cómo hacer bien las cosas y, como no podía ser de otra manera, Lleida tuvo mucho que ver.

La sede del piragüismo en aguas bravas fue una de las más reconocidas una vez finalizado el acontecimiento deportivo y, como resultado, el campo de regatas se ha convertido en una auténtica meca para la práctica de este deporte. No solo la selección española entrena permanentemente en estas instalaciones, sino que, durante todo el año, son muchos los países que preparan las competiciones internacionales en aguas leridanas.

Para la federación internacional, La Seu d’Urgell constituye un lugar de referencia donde cada año se disputa alguna regata internacional, ya sea Mundial, Campeonato de Europa o alguna de las copas del mundo.

El doble medallista olímpico Saúl Craviotto se ha convertido en un espejo para muchos jóvenes deportistas de todo el mundo. Sus podios tienen el aval de la Diputación desde sus primeros pasos en el río Segre, defendiendo los colores del Sícoris Club, entidad de referencia en el piragüismo de aguas tranquilas y que cuenta con una numerosa base que crece temporada tras temporada. Craviotto suma éxitos como en su día también lo hicieron otros palistas olímpicos, como Joaquim Larroya, Damià Vindel o Guillermo Díez-Canedo.

En 1996, la Diputación de Lleida tocó el cielo. Araceli Segarra pasaba a ser la primera mujer española en ascender los 8.844,43 metros del Everest con el estilo clásico, factor que hizo que el hito de la leridana fuera mucho más épico. Durante toda la expedición, Lleida se volcó con Araceli abriendo el senderismo, la escalada y el alpinismo a toda la ciudadanía. La corporación siguió cada una de sus huellas con todo el apoyo que merecía, tal como hizo con el desgraciadamente desaparecido Juanjo Garra o con todas y cada una de las propuestas que ha promovido cualquier entidad excursionista del territorio.

Si, en los deportes individuales, la Diputación de Lleida ha tenido un peso importante, no lo ha tenido menos en el deporte de equipo, en el que siempre ha apoyado a los clubes y entidades. Una de las primeras apariciones del Ara Lleida fue en la camiseta de la extinta Unió Esportiva Lleida. El equipo de fútbol, actualmente Lleida Esportiu, ha sido siempre uno de los atractivos más importantes de la capital. Los amantes del deporte rey han podido disfrutar, en estos 25 años, de ascensos históricos, como el conseguido en 1993 a Primera división. No toda la historia ha sido de color de rosa, aunque siempre, en los distintos procesos, la Diputación ha creído en los proyectos que se prefiguraban con vistas a mantener este deporte en nuestras tierras.

Un caso muy similar es el del Lleida Bàsquet. Su paso por la ACB, la élite del baloncesto estatal, representó un antes y un después. La construcción del Barris Nord, que supuso un cambio de emplazamiento, hizo vibrar no solo a la gente de la ciudad, sino también a la de todas las comarcas, hasta conseguir una cifra de seguidores nunca vista en el segmento de la canasta.

Una trayectoria más larga, fundamentada en la solidez de la cantera, es lo que ha convertido al Sedis Bàsquet, de La Seu d’Urgell, en uno de los grandes referentes del baloncesto estatal femenino y en un club modelo por su gran trabajo de gestión y formación.

El hockey (Lleida Llista), el ping-pong (CTT Borges y CTT Balaguer), el fútbol sala (Ciutat de Lleida y Sícoris), el voleibol (CECELL y Episcopal), el atletismo (Club Atlètic Lleida) o el balonmano (Handbol Lleida y Associació Lleidatana) son deportes que se han beneficiado también de la propuesta iniciada hace ahora 25 años por el Patronato de Turismo de la Diputación de Lleida. Todos ellos han conseguido, en un momento u otro, durante estos últimos años, situar equipos en la máxima categoría profesional, lo que ha sido un gran estímulo para muchos chicos y chicas, que han optado por seguir formándose y practicando estas disciplinas.

Albert Costa y su triunfo en el Roland Garros en el 2002 relanzaron el mundo de la raqueta. A consecuencia de este boom tenístico, la Diputación creó las pistas cubiertas de la Caparrella, infraestructura utilizada habitualmente por la Representación Territorial de la Federación Catalana de Tenis en Lleida y por un gran número de jugadores de otros clubes de toda Lleida. El símbolo de identidad de Ara Lleida ha estado presente en las distintas ediciones de la Copa Davis, FedCup o el Master Nacional, celebrado, este año, en el Barris Nord, donde se han podido ver las primeras espadas españolas del momento.

A todos estos nombres conocidos y reconocidos en la atmósfera deportiva internacional hay que sumar una serie de personas que trabajan día a día para hacer que la base continúe con buena salud. Una de las propuestas más interesantes en las que la Diputación tiene mucho que ver es la Olimpíada Flamicell. Un acontecimiento deportivo que, año tras año, convoca a centenares de jóvenes en edad escolar para practicar deporte y convivir en El Pallars Jussà.

El respeto, la perseverancia y la competitividad, siempre con una alta dosis de deportividad, son algunas de las premisas que contempla la celebración de esta jornada, que en el 2015 llegará a su trigésima edición. Parapente en cualquier idioma es sinónimo de Àger. La localidad de La Noguera se ha convertido en los últimos años en el mejor espacio para la práctica del vuelo con o sin motor. Lo constata el gran número de deportistas que llegan de cualquier lugar para practicar su pasión.

Lo que Àger ha sido para el vuelo, lo ha sido Cervera para el billar, ya que, durante muchos años, ha acogido pruebas de referencia a nivel mundial y europeo en una especialidad con dos jugadores clave: Francesc Fortiana y Maribel Romia.

Los cuatro continentes han sabido captar la esencia del Ara Lleida. De aquella reunión, firma y constitución en el lago Gento en el 1989 han brotado muchos frutos que han situado a Lleida como territorio referente en varias modalidades deportivas. La tarea y la creación de una línea de actuación por parte de la Diputación han supuesto que el trabajo de base encuentre su recompensa en la élite, y que la práctica y el fomento del deporte crezcan cada día en nuestras tierras.

Semana tras semana, las marchas, las carreras de atletismo, el trail running o el ciclismo para los deportistas amateurs se suceden por todo el territorio leridano. La inmensa mayoría nacen, crecen y se desarrollan en paralelo con la Diputación de Lleida, un ente que apuesta por la actividad física para contar con una población saludable y que se sienta protagonista de lo que sucede a su alrededor.