L’Alta Ribagorça: patrimonio fallero, patrimonio de todo el mundo

Pantocràtor 2

ST. CLIMENT APAISAT

ALTA_RIBAGORÇA_Falles_SLI (1024x319)

Cultura, tradición, identidad y sentimiento. Las Fiestas del Fuego del Solsticio de Verano en los Pirineos poseen todos los ingredientes para haber sido reconocidas como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco.

Con esta distinción, los Pirineos leridanos suman un reconocimiento que complementa el de Patrimonio Mundial concedido a las iglesias románicas de la Vall de Boí y a las pinturas rupestres de El Cogul, en Les Garrigues.

Una quincena de municipios leridanos de las comarcas de L’Alta Ribagorça, El Pallars Sobirà, El Pallars Jussà y la Val d’Aran han recibido este reconocimiento.

Estas poblaciones son Barruera, Boí, Casós, Durro, Erill la Vall, Llesp, El Pont de Suert, Senet, Taüll, Vilaller (Alta Ribagorça), Alins, Isil (Pallars Sobirà), La Pobla de Segur (Pallars Jussà), Arties y Les (Val d’Aran).

El volver a ser referentes en el contexto internacional, con este reconocimiento de Patrimonio Inmaterial que han recibido las fallas, demuestra la potencia y la capacidad de los pueblos de los Pirineos, que han dado a conocer a todo el mundo la cultura, la identidad propia y el respeto que tienen por la naturaleza a través del fuego.

Más información sobre L’Alta Ribagorça